La juventud venezolana en el punto de mira de la CIA.

Las Oficinas de Análisis y planes de la CIA han desarrollado un permanente trabajo desde hace varios años para captar a sus agentes y colaboradores dentro de Venezuela, siguiendo las propias tareas de de la añeja Operación Mangosta, aprobada por John F. Kennedy el 30 de noviembre de 1962, ahora adaptada como fórmula de guerra sucia contra La Revolución Bolivariana.

Una de sus tareas principales fue la de reclutar agentes en el terreno para sus planes desestabilizadores, así como para realizar una diversidad de provocaciones, tratando de poner en jaque a la constitucionalidad en el país hermano. Y la CIA determinó que una parte de los jóvenes venezolanos podrían ser el centro de su labor de reclutamiento. De esta forma, inició su labor de acercamiento a los mismos por medio de diferentes vías.

Las formas de captación de sus agentes se han realizado, indistintamente, por vías diversas, aunque fundamentalmente este trabajo lo ha hecho la CIA desde la embajada norteamericana en Caracas, a través de sus oficiales operativos, concentrados en las Oficinas de Cultura y Prensa. En otros casos, la labor de reclutamiento se ha realizado mediante el empleo de tapaderas de la Agencia como la USAID, la NED, Provea, el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE), ONGs europeas (entre las que sobresalen las alemanas Konrad Adenauer Foundation, Friedrich Naumann Stiftung, así como la española Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES); organismos estudiantiles vinculados a las derechas europeas y latinoamericanas, así como mediante los grupos de “exiliados” radicados en La Florida. Este, empero, no es un proceso nuevo, cuenta con una historia cuyo punto de apogeo es el propio advenimiento de Chávez al gobierno en 1999, recrudeciéndose en los años posteriores.

Para lograr la captación de estos agentes desestabilizadores en el terreno, la CIA implementó diversos programas, muchos de los cuales son desarrollados por la embajada estadounidense en Caracas. También se ha puesto al servicio del papel de subversión de la derecha juvenil en Venezuela toda la cobertura mediática disponible por la oligarquía en esa nación, así como las principales agencias internacionales, el vasto tinglado de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), de la Voz de las Américas (VOA), así como la CIDH, quienes se han encargado de sobredimensionar su impacto dentro de la realidad del país.

De hecho, el mundo fue conociendo, poco a poco, la aparición de lidercillos prestos a realizar todo tipo de shows mediáticos para lograr la desestabilización dentro de la Venezuela Bolivariana. Nombres como los de Villca Fernández, Yon Goicoechea, Stalin González, Ricardo Sánchez, Freddy Guevara, Nixon Moreno, y otros que, como Gabriel Alejandro Gallo Garrido, fueron siendo sobredimensionados por la prensa de derecha, presentándolos como agentes del cambio en esa nación.

HACIA LA DERECHIZACION DE LA JUVENTUD POR PARTE DE LA CIA.

El 27 de mayo de 2007 la derecha venezolana movilizó a un sector del estudiantado con el argumento de protestar por la finalización de la concesión otorgada a RCTV, la que además estuvo involucrada en el golpe de estado del 2002. Tal medida propició diversos shows mediáticos por parte de estudiantes de derecha, vinculados a los partidos de oposición, encabezados por Yon Goicoechea (líder estudiantil de la Universidad Católica Andrés Bello), Stalin González (ex-presidente de la FCU-UCV), Ricardo Sánchez (en dirigente de la FCU-UCV), Freddy Guevara (dirigente del COGRES UCAB) y Nixon Moreno (dirigente de la FCU-ULA). Es importante destacar que todos se encuentran actualmente dentro de la oposición derechista dentro de Venezuela, con la excepción de Moreno, quien se encuentra asilado en Perú y es requerido por la Interpol por el delito de violación a una policía. Está vinculado a la familia Poleo al estar casado con Patria Poleo.

El grupo de estudiantes de las universidades burguesas se había destacado en las movilizaciones previas al referéndum de la Reforma Constitucional de noviembre de 2007, cuando crearon un aparatoso show mediático alentador de la violencia callejera. Posteriormente, montaron un aparataje mediático de una supuesta huelga de hambre ante la oficina de la Organización de los Estados Americanos (OEA), alegando una dudosa persecución política por parte del gobierno.

El 24 de septiembre de 2009 fueron convocados a Miami cerca de un centenar de estudiantes de la UVV, la UCAB, la UNIMET, la UNET, ULA, entre otras, para recibir entrenamiento en técnicas subversivas, cuyos profesores fueron agentes de la CIA y un grupo selecto de contrarrevolucionarios cubanos. El objetivo evidente era prepararlos para desarrollar planes desestabilizadores, marchas, protestas, huelgas de hambre, provocaciones de todo tipo, para generar el caos y la indisciplina social. Dentro de las materias recibidas por el selecto grupo de futuros provocadores, se encontraban la preparación de cocteles Molotov, resistencia guerrillera en la ciudad, amotinamiento, así como un fuerte entrenamiento ideológico anticomunista. El plan era, en esencia, que pusieran en práctica estas técnicas luego de su regreso a Caracas. Otro paso posterior, que se implementó, de inmediato fue la multiplicación de lo aprendido en talleres y encuentros en las universidades venezolanas. Se conoció al detalle que el soporte para esta aventura contrarrevolucionaria fue promovida de conjunto, con fondos de la CIA y de la USAID, por representantes de grupos terroristas como la FNCA, Alpha 66, Vigilia Mambisa, Movimiento Democracia, Consejo para la Libertad de Cuba (CLC), en común acuerdo con varios miembros de la mafia terrorista venezolana de Miami, tales como Rafael Poleo y su hija Patricia Poleo; Donatella Ungreddaen; el coronel Antonio Semprum Valecillos; los tenientes José Antonio Colina, Isaac Solórzano y Henry Clement; el mayor Manuel Ramírez y otros, en unión de Pablo Díaz.

Lo que sí es cierto, es que marzo del 2011 fue escenario de un álgido repunte de la actividad subversiva dentro del estudiantado de la derecha. Usando argumentos como el presupuesto para las universidades, iniciaron una amplia campaña desestabilizadora. Para crear un ambiente viciado en torno a la precepción internacional sobre Venezuela, un par de decenas de estudiantes fueron a una huelga de hambre frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este tipo de montaje mediático fue empleado como elemento de presión contra el gobierno, siguiendo el plan instruido por la CIA. Se llegó al extremo de que el estudiante de la Universidad de Los Andes (ULA), Villca Fernández, se suturó la boca el 23 de marzo de ese año.
Otro show mediático se montó el 10 de Junio del 2011 cuando estudiantes de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, del Tecnológico de Coro y de la Universidad de Falcón, asaltaron la sede de Corpoelec en Coro, para protestar por los apagones ocurridos en varias comunidades.
En sentido general, la derecha movilizó a la realización de, al menos, 31 tipos de protestas diversas en el 2011, incluidas huelgas de hambre, promovidas bajo el auspicio de la derecha y de los enemigos de la Revolución Bolivariana. Obviamente, esto sirvió de base a una tendenciosa campaña contra Chávez y de la que sacaron partido ONGs como PROVEA y otras.

A esta camada de contrarrevolucionarios servidores de la oligarquía y a los intereses norteamericanos, se fue sumando un nuevo grupo de dirigentes juveniles, asociados estrechamente a los planes desestabilizadores contra Venezuela. Esa nueva generación ha mantenido estrechos vínculos con los partidos de derecha, la embajada norteamericana y las ONGs que conspiran contra el gobierno de Chávez. Muchos de ellos se encuentran directamente participando en las diversas campañas encaminadas a derrocar a la Revolución Bolivariana ante las urnas, aunque se sospecha que pueden estar vinculados a la preparación de actividades desestabilizadoras dentro del País. En este grupo se encuentran Roberto Patiño, Brian Fincheltub, David Smolansky, Alberto Montes de Oca, Víctor Viloria Rosales, Eliana Vásquez, Julio César Aponte, Tanya De Oliveira, Miguel Pizarro, Ángel Medina, Juan Gómez y Luis Méndez, entre otros, quienes se han involucrado de lleno en el soporte a la campaña electorera de Henrique Capriles Radonski.

Cabe destacar que muchos de los involucrados en estas actividades fueron captados por la embajada norteamericana desde hace varios años, siendo debidamente entrenados y capacitados mediante diversos programas, entre los que se destacó el programa denominado “La Democracia para los jóvenes líderes políticos”, mediante el cual fueron invitados por el propio Departamento de Estado para visitar esa nación. En uno de esos viajes de adoctrinamiento participaron Zaimar Yulieth Castillo Carvajal (Secretaria de Asuntos Interinstitucionales de la Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela, FEDEVE), Gabriel Alejandro Gallo Garrido (Director y Coordinador del Parlamento Nacional Estudiantil por el Distrito Capital), José Ignacio Cayetano Guédez Yépez (Vicepresidente de Un Nuevo Tiempo en el estado Lara), Ángel de Jesús Paredes Monsalve (Consejo de Estudiantes de Ciencias Políticas de la Universidad de los Andes), Víctor Martín Pérez Moreno (Coordinador del Movimiento Estudiantil en la Universidad de Oriente), Anaís de los Ángeles Plaza Izquierdo (Coordinadora de Organización del Movimiento Estudiantil Nacional de Un Nuevo Tiempo, Danny Alejandro Ramírez Contreras (Asesor del Programa Especial de Seguridad de San Cristóbal, del estado Táchira) y Aimara Tibisay Ribas Palacios (Asistente presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad de los Andes).

SECTORES JUVENILES ALIADOS A LA DERECHA: PROMOCION DE CAMPAÑAS Y PLANES DESESTABILIZADORES. Agrupados en la llamada Fuerza

Joven del Comando Venezuela, este grupúsculo lanzó el 26 de junio pasado unas campañas denominadas “Tu voto es secreto” y “Pon tu huella”, encaminada a captar votos dentro de los jóvenes venezolanos. Estos proyectos se articulan también con “La Ruta de La Fuerza Joven”, promovida hace unos meses para dar apoyo, cobertura y captación de votos a favor del candidato de la MUD. Engañando a los incautos pretenden entregar “Las Mil Propuestas” a Capriles, las que contienen las ideas y apreciaciones de sectores de la juventud venezolana.

Es significativo destacar que la Fuerza Joven del Comando Venezuela, al igual que Capriles, denigra hipócritamente los logros sociales del gobierno bolivariano y llegan al descaro de retomar algunos de ellos en su discurso político.

Otro reciente proyecto con visos electoreros es el llamado “Más deporte, menos violencia”, el cual moviliza a dirigentes de Fuerza Joven por los distintos barrios y zonas del país, como ocurrió el 3 de julio en la comunidad de Quebrada Seca, en San Francisco de Yare, donde ridículamente le entregaron a los jóvenes un balón de Basquetbol como promoción de su campaña. Trataron, deliberadamente, de ignorar los avances promovidos por el gobierno bolivariano en la práctica deportiva, colocando a Venezuela en una potencia emergente en ese campo.

Hace apenas una semana realizaron una asamblea en Uracoa, donde trataron de manipular a los jóvenes con falsas promesas. El propio Patiño, elogiando las propuestas de Henrique Capriles Radonski, señaló: “Si tenemos un candidato que va pueblo por pueblo, si tenemos un equipo de jóvenes recorriendo también el país y un Comando Venezuela comprometido con todos; ¿cómo creen que va a ser el gobierno de Henrique Capriles Radonski? Será un gobierno de pueblo por pueblo, de educación, de empleo y de seguridad para todos por igual”. Patiño los convocó a ir puerta en puerta para captar votos para el candidato de la MUD.
Unos días antes, el 1 de julio de 2012, La Fuerza Joven realizó su Segundo Encuentro Nacional, en Caracas, donde Patiño se jactó de poder conseguir 5 millones de votos para Capriles.

Lo cierto es que, tal como señaló hoy Pérez Pirela en su programa Cayendo y Corriendo, la MUD está apostando, desde ya, a planes desestabilizadores en los que participarán algunos ex líderes estudiantiles y varios de los actuales dirigentes de derecha en las universidades, sobre la base de retomar el movimiento “Manos Blancas”, y crear fuertes provocaciones en la Cámara de Comercio, en la Universidad Simón Bolívar o en Colegio de Ingenieros, así como en otros centros públicos de Caracas.

No han podido ocultar toda una serie de reuniones secretas con altos dirigentes de la derecha, portadores de las órdenes de la CIA, donde se han analizado alternativas de respuestas provocativas ante las fuerzas bolivarianas en los próximos días. Existe todo un plan de desestabilización, ya previamente concebido, en el que se manejan acciones como protestas callejeras, encontronazos y provocaciones contra las fuerzas bolivarianas, huelgas fabricadas, levantamiento de barricadas, quema de vehículos y locales públicos, obstrucciones viales, así como acciones de corte más violento entre las que deben destacarse las agresiones contra dirigentes estudiantiles de la izquierda, atentados contra sedes del PSUV y desordenes públicos violentos.

Muchas de estas acciones se han estado preparando para realizarse no solo en Ciudad Caracas, sino también en otras ciudades, tal como las acciones que están fraguando los llamados “Jóvenes Independientes por El Progreso” en la ciudad de Valera y otras zonas del estado de Trujillo, así como en Aragua. A estos planes también se han incorporado representantes juveniles de “Juventudes de Voluntad Popular”. Paradójicamente, Capriles, quien promueve su cínico programa de “Plan de Seguridad para Todos”, está al tanto de estos planes subversivos.

Al plan desestabilizador se han sumado secretamente el Comité Juvenil Nacional de Acción Democrática, el Movimiento “Tú y 2 Más”, así como representantes juveniles de otras organizaciones de derecha.

ACTUALES PROGRAMAS DE ENTRENAMIENTO DE LA CIA PARA LOS ESTUDIANTES.

Actualmente la CIA, usando como tapadera a la embajada norteamericana en Caracas, ha estructurado varios “Programas de Intercambio Académico”, cuya finalidad ideológica y operativa consiste en preparar agentes para la desestabilización y sus planes subversivos dentro de Venezuela. Entre estos planes sobresalen:

– El programa de becas Fulbright, supuestamente basado en el intercambio educativo internacional. Es administrado directamente por el gobierno de EE UU.
– Programa Hubert H. Humphrey, para incrementar el desarrollo profesional de gerentes de empresas públicas y privadas, particularmente jóvenes con requisitos de liderazgo.
– Institutos de Verano para Profesores Universitarios, encargado de crear promotores de los valores USA para Venezuela.
– Institutos de Verano para Profesores de Secundaria, encargado igualmente en la creación de difusores de la ideología norteamericana entre el estudiantado venezolano.
– Institutos de Verano para Líderes Estudiantes, encaminado a preparar estudiantes con condiciones de liderazgo para cumplir las tareas de desestabilización dentro de la Venezuela Bolivariana.
– Líderes Internacionales en Programas De Educación (ILEP), encaminado a involucrar a jóvenes dentro de universidades norteamericanas, sirviendo de tapadera para entrenamientos en actividades subversivas.
– Inglés Intensivo para Estudiantes de Pre-grado, el cual está orientado para estudiantes universitarios, que sirve igualmente de tapadera para labores de reclutamiento por parte de la CIA.
– El Programa de Visitantes Internacionales, por medio del cual se invita a diferentes profesionales a visitar los EE.UU. para que establezcan contacto e intercambien opiniones con colegas norteamericanos, así como captarlos para cumplir misiones a favor de la Agencia en Venezuela.
– Cursos mediante video conferencias, implementado igualmente por la SINA en Cuba, dedicado a la promoción de valores supuestamente democráticos y a incitar a la crítica al gobierno venezolano.
– Jóvenes Embajadores en ruta a los Estados Unidos, mediante el cual se inserta a los jóvenes seleccionados dentro en hogares norteamericanos y se les brinda libre contacto con funcionarios de ese país, sirviendo como base a un adoctrinamiento ideológico contrarrevolucionario.
– Mediante los llamados Rincones Americanos, la CIA ha implementado la difusión de materiales de contenido subversivo, ofreciendo capacitación a los opositores al gobierno mediante diversas herramientas como la Internet, talleres, literatura y otros portadores informáticos, mediante los cuales se presenta un discurso político e ideológico antibolivariano, así como se incita a promover cambios “democráticos” en esa nación.

Otros programas ya implementados en Venezuela, dirigidos fundamentalmente a la juventud, han sido los programas “Educación Cívica”, ”Ideas Democráticas y Valores”, El programa “Libertad de Información”, y el programa “Derechos humanos”, los que han generado enormes gastos al gobierno norteamericano, a la CIA y sus tapaderas en forma de ONGs.

Estos programas son promovidos por la embajada norteamericana en Venezuela y en la selección de los candidatos participan experimentados oficiales del área de análisis de la CIA, ubicados en las siguientes tapaderas de la estación de la Agencia en Caracas: la Oficina de Asuntos Públicos, la Oficina de Prensa y la Oficina de Asuntos Culturales.

Un papel activo en el monitoreo de la actividad de reclutamiento de los agentes de la CIA en Venezuela, lo desempeña el actual Encargado de Negocios James M. Derham, quien ya realizó tareas subversivas para la CIA en La Habana con la tapadera de funcionario consular, aunque su experiencia principal ha sido dentro de los proyectos desestabilizadores de la USAID (entiéndase CIA) en países como México, Brasil, Guatemala, y otras funciones vinculadas a la CIA y al Departamento de Estado. Se supone que desde su arribo a Caracas en el 2011, asumió la función de jefe de Estación CIA (COS).

Como hemos podido apreciar, la CIA cuenta con los actuales movimientos juveniles de derecha, así como los ya jubilados dirigentes estudiantiles, ahora inmersos dentro de la actividad de los partidos opositores, como pilar para sus planes desestabilizadores en Venezuela. La CIA espera, simplemente, el momento propicio para desarrollar masivas provocaciones dentro del país, ya sea antes de las elecciones o ante la derrota de la derecha en los venideros comicios de octubre.

Junto a otros planes en marcha ya denunciados por mí en otros artículos, éste tiene una matriz política especial, pues está encaminado a dar una respuesta masiva de la oposición en las principales ciudades venezolanas. De acuerdo con informaciones fidedignas, el tinglado está armado para iniciar esta provocación en gran escala. La prensa de derecha, la VOA y la SIP, están preparados para dar la cobertura mediática falaz y sobredimensionada.

Esta es, amigos míos, otra vertiente de los planes de la CIA para Venezuela.