Diablos danzantes de Corpus Christi, Patrimonio Cultural de Venezuela y del Mundo (FOTOS)

[dmalbum path=”/wp-content/uploads/dm-albums/(FOTOS)Diablos de Yare /”/]

Las danzas de los diablos de Corpus Christi representan un sincretismo religioso muy particular, existen diferentes grupos llamados “sociedades” ó “hermandades” que están constituidos en una jerarquía, los diablos deben pagar anualmente una cuota y pagar sus promesas rindiendo culto al Santísimo Sacramento.

El 6 de diciembre pasado, los Diablos Danzantes de Venezuela fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

El motivo central de la expresión religiosa, que data del siglo XVII, es la rendición de los Diablos ante el Santísimo Sacramento como forma de recrear el triunfo ancestral del bien sobre el mal.

Además de las raíces hispanas, esta tradición se ha vinculado al chamanismo indígena y a las antiguas cofradías y sociedades secretas del África negra.

Los Diablos danzan al son del repique de la caja, un tambor típico. Bailan por las calles del pueblo para luego arrodillarse al unísono frente a la iglesia, donde permanecen postrados en señal de respeto al Santísimo mientras el sacerdote los bendice.

La música y el baile continúan mientras los Diablos -quienes pagan una promesa religiosa al convertirse en demonios de rojas vestiduras y coloridas máscaras- visitan las casas de algunos Diablos difuntos.

La celebración termina cuando al final de la tarde suenan las campanas de la iglesia y la hermandad se dispersa hasta el próximo año, cuando volverán a representar este rito donde el bien debe prevalecer sobre el mal.

Texto: MinCI / AVN

Fotos: AVN / Zurimar Campos