DENUNCIA Y SALIDA DE VENEZUELA DE LA CORTE INTERAMERICANA DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), adscrita a la OEA, es un claro ejemplo de injerencia imperial por parte de EEUU. Así lo han denunciado varios gobiernos latinoamericanos y, recientemente, el Gobierno Bolivariano, cuya renuncia a la CIDH se introdujo ante la OEA el 6 de septiembre de 2012. Un año después, se hizo efectiva la desincorporación por voluntad propia y digna de Venezuela a este organismo que se ha degenerado, cuyas sentencias viciadas contra nuestra república obedecen a intereses del Pentágono y de sus lacayos locales.

 

Dscargue aquí: DENUNCIA Y SALIDA DE VENEZUELA DE LA CORTE INTERAMERICANA DE LOS DERECHOS HUMANOS (242)