IMG_5594

 

Palacio de Miraflores, Caracas.- «Con el Decreto de Emergencia Económica, la Asamblea Nacional se puso de espaldas al país al negarme las facultades para yo actuar en función del pueblo. La Asamblea Nacional ratificó su agenda de guerra».

Con estas palabras, el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, rechazó una vez más la actitud asumida por la bancada opositora de la Asamblea Nacional, que negó el Decreto de Emergencia Económica presentado por el Poder Ejecutivo para hacer frente a la crisis ocasionada por el desplome de los precios del petróleo y el ataque económico constante hacia Venezuela.

El Presidente manifestó su deseo de que la Asamblea Nacional escuche el mensaje que el Gobierno Bolivariano y el pueblo de Venezuela está pidiendo a millones, que no es más que acudir a una convocatoria de puertas abiertas que conduzcan hacia una economía estable y próspera.

Reiteró que mientras los venezolanos de diversos sectores se han sumado a este esfuerzo, los diputados de la derecha «están compitiendo para ver quién es más radical y quién acaba con Maduro más rápido (…) Es lamentable y ojalá rectificaran algún día».

Al momento de ofrecer una alocución al país, con la finalidad de informar una serie de medidas económicas, el Mandatario nacional recordó que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró la vigencia y legitimidad del Decreto número 2.184, mediante el cual se declara la Emergencia Económica, que fue  publicado el 14 de enero de 2016 por el Ejecutivo Nacional, en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 6.214.

El mencionado Decreto tiene incidencia en todo el territorio nacional, de conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y su ordenamiento jurídico, por un lapso de 60 días, prorrogables.

En este sentido, el Presidente pidió el apoyo a todo el pueblo de Venezuela para afrontar este «proceso complejo» por el que atraviesa la República, y defender los intereses nacionales y sociales, siempre conducidos por el proyecto del Libertador Simón Bolívar y del gigante Hugo Chávez

Por: Bianca Borrero