Managua, Nicaragua.- La paz está consolidada en la tierra de Augusto César Sandino, afirmó el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, al rememorar lo difícil que ha sido el camino transitado para poder concretarla, y al comprometerse a trabajar por la unión y la paz de los pueblos del mundo.

Detalló que los sucesos  estuvieron empañados por guerras, presiones y cizañas internacionales para alimentar la confrontación, el atraso y la pobreza, pero gracias a la sabiduría del pueblo, prevaleció la cordura y el diálogo, abriendo así el camino a la paz tanto en Nicaragua como para Centroamérica.

Esta paz comenzó a constituirse a partir del año 2007, afirmó Daniel Ortega, durante el acto de su investidura como Presidente para período 2017-2022, en el cual participaron los presidentes de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro; del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales; entre otros líderes de la región y del mundo.

Este 10 de enero de 2017, “se ha producido nuevamente el milagro de encontramos en esta Plaza de la Revolución, de los sueños de los nicaragüenses, de la paz, del progreso, del bienestar, de salud, de la educación”, dijo el presidente Ortega, al recordar que en este mismo lugar los sandinistas celebraron el 19 de julio de 1979, el derrocamiento de la dinastía de los Somoza que administró Nicaragua por 42 años.

Por su parte, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, agradeció al pueblo de Nicaragua y les reiteró el llamado para seguir afianzado la paz y la justicia. “Cada día es un día de trabajo, cada día es una inmensa responsabilidad para fortalecer la paz y la unidad que representa la prosperidad que Dios tiene para las familias de Nicaragua”.

“¡Qué linda es Nicaragua! y como sabe de lucha y de honor este pueblo nuestro, todos nosotros estamos dando gracias a Dios por este nuevo día, por estos tiempos de victoria, con su gracia y de su mano hemos llegado hasta aquí y de su gracia y de su mano vamos a ir más allá”, expresó la vicepresidenta Murillo.  

 

Por: Maryuri Varela.