Intervención en Venezuela tiene quien la Provea

La organización no gubernamental Provea actúa como brazo político de los sectores que promueven una intervención en Venezuela, demuestra el estudio hecho por el presidente de la Federación de Derechos Humanos de Venezuela y secretario general de la Asociación Americana de Juristas, capítulo Venezuela, Ignacio Ramírez, quien recoge en un documento el accionar de la organización durante los últimos tres años.

“Este documento se orienta a denunciar y desenmascarar esa postura de la organización Provea que, en un marco de apoliticismo y de supuesta imparcialidad, de supuesta objetividad, lo que ha hecho es crear toda una campaña y convertir esa organización en una plataforma para impulsar la intervención de Venezuela, en este caso concreto, a través de la activación de la Carta Democrática Interamericana”, expuso Ramírez, en entrevista telefónica con AVN.

La Carta Democrática Interamericana es un instrumento no vinculante de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se activa en caso de que algún país integrante rompa con la institucionalidad democrática o transgreda los derechos humanos. Ambos son argumentos en los que se utiliza a Provea como plataforma para la campaña anclada en los medios de comunicación que intenta hacer ver que Venezuela contraviene los preceptos establecidos en la Carta.

La mayoría de países de la OEA —salvo Estados Unidos, Canadá y Guyana— desestimaron, en junio pasado, la posible activación del instrumento contra el Gobierno venezolano porque no hay razones para ello. No obstante, la Carta es utilizada nuevamente por sectores de derecha que intentan promover su activación con apoyo de la Asamblea Nacional.

Al respecto, Ramírez indicó que, en este tipo de escenario, Provea cobra protagonismo porque tiene una cara pública de defensa de los derechos humanos y “puede darse el lujo de gozar y abusar de esos derechos de asociación con fines de apariencia lícita para crear toda una visión mediática de que, en el país, hay un caos y un descontrol, lo cual forma parte del discurso permanente de esta organización”, denunció.

Como parte del accionar de Provea y otras ONG utilizadas en la campaña contra Venezuela, Ramírez puso como ejemplo el Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en el que se toma en cuenta a las organizaciones no gubernamentales.

“Cada vez que hay en el año dos o tres oportunidades ante las Naciones Unidas de hacer lo que llaman el examen periódico universal, tú ves cómo van en caravana las ONG de Venezuela y uno se pregunta: ¿quién les paga a esos señores?, ¿quiénes los financian?, ¿quién los aloja?, ¿con qué recursos se mueven y diseñan una plataforma mediática para mantener un equipo de ciudadanos y personas al servicio de esas propuestas para tratar de desacreditar al Estado y a sus instituciones?”, cuestionó.

Agregó que resulta contradictorio que Provea y las ONG partícipes de la campaña contra Venezuela evadan hacer mención del accionar de la Asamblea Nacional, que desde la elección de la nueva directiva en 2016, ha estado dirigida a atacar la Constitución.

“Para ellos aquí no hay ningún respeto y cumplimiento de la Constitución Nacional y las leyes de la República, para ellos la única organización del Estado que estaría cumpliendo con los estándares de la Constitución es la Asamblea Nacional (en desacato) que inauguró su gestión con la instalación de una junta directiva, presidida por el diputado de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, diciendo que en seis meses iba a sacar al presidente Nicolás Maduro, es decir, un hombre que llega en planes de atropellos y en desconocimiento de los poderes (públicos) y de la Constitución”.

¿Quién los financia? 

El abogado consideró importante avanzar en una normativa que permita determinar quién financia a este tipo de organizaciones no gubernamentales y puso como ejemplo la experiencia de la llamada Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

“Todos conocemos sus servicios y (sabemos) que son instrumentos creados por una organización tan nefasta como la CIA para financiar personalidades y organizaciones no gubernamentales, para desestabilizar y crear condiciones políticas de intervención a través de organismos multilaterales”, recalcó.

Ramírez informó que espera presentar su investigación —apoyada por la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin)— a instancias diplomáticas.

“Pretendemos ir a todas las representaciones diplomáticas y embajadas acreditadas en Venezuela. Tenemos previsto llevar (el documento) al seno de la Organización de los Estados Americanos y las Naciones Unidas con miras a que se conozca y se descubra qué hay detrás de esta organización (Provea) y qué hay detrás de esta campaña que ellos, desde hace bastante tiempo, vienen impulsando para desacreditar la estructura del Estado”.

FIN/AVN/Prensa Mippci