España: Podemos se inspira en la Comunicación Popular venezolana

Imagen Referencial

La estrategia de movilización de Podemos tras Vistalegre II se sustenta sobre la iniciativa Vamos!, en permanente contacto con movimientos sociales y simpatizantes para ir articulando un “contrapoder” en la calle. A través de esta extensión, la cúpula de Pablo Iglesias quiere ir dotándose, con un trabajo de campo entre la ciudadanía, de un ejército de “facilitadores sociales”, estos cumplirán los roles de detectores de vulneraciones de derechos fundamentales y comunicadores populares.

Estos últimos inspirados en la experiencia venezolana liderada por el expresidente y lider de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, quien a partir  del Golpe de Estado del año 2002, que dió lugar a un gobierno de facto que el pueblo depuso en 48 horas, democratizó el ejercicio de la comunicación y dándole rigor jurídico a la figura del pueblo comunicador,  facilitó la creación de medios alternativos y comunitarios en defensa del proceso que estaba desatado en la nación suramericana. Línea de acción que su sucesor, el Presidente Nicolás Madur,o ha continuado y a potenciado desde su arribo al poder en el año 2013.

En el manual que Vamos! entrega a toda persona que se acerca a Podemos aparece explicado qué son los “comunicadores populares” y qué funciones tienen. En concreto, así denominan a “las personas que crean los marcos y espacios comunicativos adecuados para visibilizar las violaciones de derechos y difundir las actividades e iniciativas del Movimiento Popular Democrático”.Imagen Referencial

Asimismo, el dossier señala que los objetivos de los “comunicadores populares” son: “Denunciar y visibilizar una violación de derechos o una situación de emergencia de la gente que vive en nuestro barrio, pueblo o comarca; dar voz a las personas o colectivos que sufren las vulneraciones de derechos, así como señalar a los responsables” y “dar voz y visibilidad a los movimientos sociales y a la lucha popular por el rescate de la democracia y la defensa de los derechos humanos”. Junto a ello, el partido de Iglesias recalca a sus adeptos que “nuestra denuncia siempre será política, evitando la naturalización de fenómenos como la pobreza, los desahucios o el paro”.

En tercer lugar, el manual relaciona las cuatro tareas que llevarán a cabo los “comunicadores populares” y que consisten en “visibilizar las actividades cotidianas en las que participamos en nuestro territorio en el día a día; visibilizar la participación en las actividades unitarias en las que participe Vamos! junto a otros actores de la sociedad civil; comunicar las actividades a través de las redes sociales” e “impulsar medios de comunicación comunitarios”.

Dentro de lo que denominan “código ético” de estos comunicadores, la formación morada incide en que “la clave de la comunicación es visibilizar a las personas afectadas, para que sean ellas quienes tengan el protagonismo”. Y además advierte: “En ocasiones podremos poner nombres y apellidos a quienes sufren violación de derechos humanos pero, ¡cuidado! Esto debe hacerse, con respeto, con cariño y, sobre todo, con el permiso de la persona afectada. Nunca un titular puede ser más importante que una persona”, señala el partido de Pablo Iglesias.

Además del uso de redes sociales como Twitter o Facebook, Podemos recomienda explotar la comunicación a pie de calle. “En ocasiones puede ser útil recorrer las calles con un megáfono en el coche, buzonear, colocar una mesa informativa en un sitio estratégico”, ya sea en plazas, zonas muy transitadas o en las puertas de los colegios.

Estas técnicas de agitación de la calle fueron implementadas por el chavismo desde el año 2002. Con estas palabras lo explica la agencia Pressenza en una crónica del año pasado: “El comandante Chávez impulsó sin descanso la construcción de una retaguardia informativa, comunicacional, de generación de conciencia en manos del pueblo bajo la premisa de democratización de la comunicación: del pueblo comunicador”. “La apuesta estratégica de la Revolución Bolivariana ha masificado el acceso a herramientas comunicacionales”, destaca la agencia.

Con Información de Vozpopuli