Oposición venezolana boicotea la economía nacional e internacionalmente

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó el accionar del presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, quien utilizando su cargo, envió cartas a los empresarios que asistieron al Congreso de Minería “Latín América Down Under 2017”, celebrado recientemente en Australia, para que no inviertan en el país, calificando su maniobra como un sabotaje a la economía y un delito de traición a la Patria.

“El señor Julio Borges, envió una carta – dice él que como Presidente de la Asamblea Nacional – y, se le entregaron a todos los organizadores y empresarios de todas las empresas del mundo para que no inviertan en Venezuela, para que se llevan de Venezuela. ¿Cómo se llama eso?, eso es lo que hace la Asamblea Nacional actual. (…)”, indicó el mandatario nacional al reiterar que la Asamblea Nacional Constituyente es necesaria para erradicar los sabotajes a la economía y detener la violencia promovida por sectores de la extrema derecha.

Asimismo informó que las autoridades de Australia, detuvieron a dos venezolanos (Andrea Aurrecoechea y Arnaldo Pérez), quienes envenenados por el odio auspiciado por la derecha apátrida, pretendían agredir  al viceministro de Inversión Minera, Víctor Cano, quien asistió a este Congreso como delegado especial del Gobierno Bolivariano.

Los capturados confesaron que le pagaron la suma de 10 mil dólares para cometer la fechoría de llenar de pintura roja al viceministro Cano durante su participación en el evento, informó el Presidente, al indicar que quienes han promovido la intolerancia, la violencia, el odio, son los mismos que lo llaman dictador.

“Dictador son ellos que le imponen la dictadura de la violencia y el saqueo (…) dejando sin trabajo, sin bienes a cientos de familias venezolanas que viven de su trabajo. Dictador son ellos que matan a sus propia gente en sus manifestaciones”.

¡Constituyente sí, terrorismo No!, es la consigna y el deseo del pueblo venezolano, enfatizó el dignatario venezolano durante su encuentro con el sector económico productivo que marchó hasta el Palacio de Miraflores en respaldo a la Constituyente.

Por Maryuri Varela