Trabajo especial: Instalación de la ANC erradicó violencia promovida por la oposición

A todas luces, la elección de los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el pasado 30 de julio, fue el aliciente para la violencia que promovió la derecha venezolana por casi cuatro meses y que dejó saldo de más de 130 personas fallecidas.

A finales de marzo, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se declaraba en sesión permanente para evaluar los efectos de una sentencia emanada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en la que aseguraban que el Poder Judicial venezolano asumiría por completo la responsabilidad de las competencias parlamentarias, debido a la situación de desacato que persiste en la Asamblea Nacional (AN).

Al mismo tiempo, señalaban que parte de esa sesión permanente implicaba la planificación de acciones “en defensa de Venezuela”, según publicación en su cuenta @unidadvenezuela.

Casi consecutivamente, la ex fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, se pronunciaba señalando que las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del TSJ, evidenciaban una “violación del orden constitucional” y que se desconocía el modelo de Estado consagrado en la Constitución, lo que fue aplaudido por voceros opositores afirmando que la Fiscal se había puesto del lado de la Constitución y de la democracia.

Fue así como la derecha nacional comenzó a exigir como única alternativa para lograr la restitución del hilo constitucional en el país, la realización de elecciones, liberación de los presos políticos y devolver las competencias a la AN.

Lo que vino posteriormente es del conocimiento de muchos: marchas, concentraciones, acciones vandálicas, saqueos, muertes, lesiones, daños al patrimonio público y privado, trancazos, plantones, restricción del libre tránsito y pare de contar.

La violencia como recurso

El abogado Larry Devoe, secretario ejecutivo de la Comisión de la Verdad, la Justicia, la Paz y Tranquilidad Pública, aseguró que la violencia ha sido un arma recurrente, utilizada por un sector del país, para intentar dirimir las diferencias que existen en el funcionamiento de la democracia en Venezuela.

“Desde el propio inicio del proceso bolivariano y revolucionario, en 1999, a los pocos años vimos las primeras muestras del uso de la violencia como un recurso para intentar cambiar los resultados que obtiene el pueblo venezolano, a través del proceso electoral”, recordó.

Devoe indicó que en perspectiva, en estos 18 años de historia política en Venezuela, se pueden identificar diversos hitos en los que la violencia ha sido el arma que se ha puesto en el escenario político, por parte de algunos sectores de la vida nacional.

Larry Devoe, secretario ejecutivo de la Comisión de la Verdad. Foto: Luis Laya.

“En el golpe de Estado de abril de 2002, más de 19 venezolanos perdieron la vida producto de la decisión de un grupo de acabar por la fuerza la decisión que tomó el pueblo venezolano en 1999, de escoger a Hugo Chávez como presidente de la República. Luego, en el año 2004, en nuestro país surgió la figura de las guarimbas con un número también importante de personas fallecidas, lesionadas, daños a la infraestructura pública”, rememoró el funcionario.

Agregó que en 2013, tras un proceso electoral presidencial, un sector hizo nuevamente un llamado a la violencia para intentar cambiar la expresión soberana del pueblo, dejando 11 personas fallecidas y varias lesionadas.

En el año 2014, Venezuela había salido de unas elecciones regionales, y la respuesta fue otra vez el uso de la vía violenta, con saldo de al menos 43 personas fallecidas y más de 878 lesionadas.

El abogado aseguró que ahora en 2017, se ha visto nuevamente la reincidencia de los mismos actores que, desde el año 1999, vienen recurriendo “al uso de esa estrategia de confrontación y de guerra entre hermanos venezolanos para obtener rédito político. Con toda responsabilidad lo digo, este sector trata de obtener a través de la violencia lo que no pueden obtener en las urnas electorales”.

ANC contra la violencia

Devoe no duda que la principal vacuna y remedio contra la violencia que se había instaurado en el país, a partir de abril de este año, fue la masiva participación del pueblo venezolano en el proceso electoral del 30 de julio, cuando se impuso la voluntad de paz.

Igualmente indicó que a pesar de las amenazas que grupos violentos implantaron en el país , el pueblo se movilizó masivamente a manifestar su derecho al voto e indicó que es a través de los procesos electorales como deben dirimirse las diferencias en el país.

Durante más de tres meses, sectores opositores, construyeron un discurso en el que aseguraban que la gran mayoría del pueblo respaldaba las acciones de violencia en la calle, para promover un cambio en el sistema político en Venezuela, por lo que Devoe recordó que, de hecho, hicieron una consulta interna en el propio sector de la oposición y pretendieron venderla como una expresión mayoritaria del pueblo venezolano.

En ese sentido, manifestó que la realidad se expresó en las elecciones del 30 de julio donde más de 8 millones de venezolanos dijeron no a la violencia.

El secretario de la Comisión de la Verdad, consideró que la ANC es la gran herramienta para reconquistar y estabilizar la paz en el país, así como agregó que es un requisito esencial y fundamental para poder emprender la solución a todos los problemas que enfrenta el pueblo venezolano.

“Nosotros en la Comisión de la Verdad hemos planteado la necesidad de investigar cómo actores y sectores nacionales, han realizado una amplia campaña, a nivel internacional, para cerrar todas las fuentes de financiamiento al pueblo venezolano (…) existen comunicaciones que diputados a la AN enviaron a inversionistas y bancos en el extranjero para pedirles que no invirtieran en el país, y que no compraran bonos y títulos valores de Venezuela”, destacó Devoe.

La ANC se ha planteado avanzar en una iniciativa legislativa que proteja a los venezolanos frente al discurso de odio que intentan implantar en el país algunos sectores.

Doble discurso

Devoe consideró, que el doble discurso de la dirigencia opositora influyó en el descontento de sus seguidores, lo que también incidió en el cese de la violencia.

“Lo del 30 de julio sorprendió a muchos sectores que seguían ciegamente a la dirigencia de ese sector opositor del país, que diariamente le vendía que el 95% o 99% del pueblo venezolano estaba en contra de la iniciativa de la ANC, que no había respaldo a las políticas del Estado venezolano, que habían ofrecido incluso que la ANC no se iba a instalar y al final qué ocurrió”, refirió.

Mencionó que la oposición, por ejemplo, decía que el camino no era el electoral sino el de la caída inmediata del Gobierno Nacional y ahora se inscribe para participar en los comicios regionales de octubre.

“Hay un doble discurso y un engaño que es en el fondo lo que está acusando a esa dirigencia, y que le ha restado el respaldo de importantes sectores de la vida nacional”, sostuvo.

Responsabilidad y justicia

La Comisión de la Verdad  tiene la responsabilidad de entrevistar a todas las víctimas de la violencia, en el período que va desde 1999 hasta el año 2017, para iniciar un gran proceso de sanación que debe cumplir el pueblo venezolano. Además tiene el compromiso de acompañar y apoyar a las víctimas para que puedan obtener justicia en cada uno de los casos.

“Esta es una Comisión que está abierta para todos los sectores de la vida nacional, es falso cuando se dice que esta será una Comisión creada exclusivamente para favorecer a las víctimas identificadas con el chavismo. Todos y cada uno de los casos serán atendidos por esta Comisión”, aseveró Devoe.

Denunció que el comportamiento del Ministerio Público, durante los últimos años, generó niveles de impunidad alarmantes, sobre todo en los casos de violencia política, especialmente cuando la responsabilidad es atribuida a esos grupos que promueven o generan la violencia en el país, pero la Comisión tiene la tarea de generar mecanismos para la atención integral de las víctimas, para su atención psicológica y socioeconómica.

Otra de las materias pendientes será identificar medidas que permitan favorecer la reconciliación y el encuentro entre los venezolanos, así como la consolidación de la paz en el país.

Devoe saludó que el padre de David Vallenilla, joven asesinado producto de la acción desviada de un funcionario de seguridad en un hecho ocurrido en La Carlota, acudiera ante la Comisión de la Verdad en busca de ayuda.

“El señor ha pedido que se revise e investigue su caso para acelerar el proceso de justicia, y así como hemos recibido a esa persona, también hemos recibido, por ejemplo, a unos padres que nos dicen: Mi hijo está involucrado en los hechos de violencia, es actor de los hechos de violencia, y nosotros queremos apoyo del Estado para sacarlo de ese mundo al que fue llevado”, relató.

Testimonio de la violencia política

Maite García, hija de Armando “Pelaito” García, líder campesino asesinado en el estado Zulia el 19 de septiembre de 2002, presidenta de la Fundación de Familiares Víctimas de Sicariato Campesino, Social y Político e integrante de la Comisión de la Verdad como representante de las organizaciones de víctimas y familiares, mantiene la esperanza de que los crímenes de odio sean sancionados.

“Nosotros (como familiares de víctimas de la violencia de varios períodos) dijimos que estábamos de acuerdo con el llamado a la Asamblea Nacional Constituyente y sumamos esfuerzos para que esto fuera realidad. Estuvimos de acuerdo porque llevábamos propuestas para que se sancionaran los crímenes de odio, pero también decíamos que la Constituyente, al igual que la Comisión de la Verdad, iba a sanar las heridas que estos líderes de extrema derecha ocasionaron”, resaltó.

García aseguró que cree en el perdón y la reconciliación en el país. “Pelaito nos enseñó a perdonar y que los intereses de nuestra patria deben estar por encima de cualquier interés personal o particular. Así pensemos diferentes podemos vernos con amor y respetar nuestras ideologías, podamos sentarnos a debatir y aportar para que nuestros campesinos produzcan en paz. En fin, para que se pueda trabajar en paz y en armonía como siempre lo hemos hecho los venezolanos”.

Maite García aseguró que cree en el perdón y la reconciliación en el país. Foto: Luis Laya

La voz del pueblo

La representante de las organizaciones de víctimas y familiares, especificó que la Ley Constitucional contra el Odio, la Intolerancia y por la Convivencia Pacífica, la cual ha sido sometida a dos discusiones en la plenaria de la ANC, es muestra de que la instancia del poder originario está recogiendo las propuestas del pueblo.

“Cuando nos sumamos al proceso de elecciones de la ANC, los familiares de las víctimas de la violencia política hicimos la propuesta para que se sancionarán esos delitos, incluso hemos propuesto que sean considerados delitos políticos y no delitos comunes. Una prueba de que se están recogiendo todas las propuestas que hacemos como pueblo, son estas sesiones donde se ha discutido al respecto. Es una muestra más, a todo el país y al mundo, de que se está trabajando desde el pueblo y para el pueblo”, aseguró.

Maite García hizo un llamado a los seguidores de la oposición a ver quiénes son verdaderamente sus líderes y que les exijan un proyecto político.

 “Estamos de acuerdo que no compartamos políticamente, pero no podemos permitirle a ningunos de nuestros líderes que utilice el terrorismo como arma política”, finalizó.

Pueblo promotor de paz

Para Numa Molina, sacerdote jesuita e integrante de la Comisión de la Verdad, la Justicia, la Paz y Tranquilidad Pública, con la elección de la ANC, quedó evidenciado cómo los pueblos, cuando lo deciden, pueden convertirse en promotores de paz.

El padre Numa Molina destacó que la paz no se decreta, se construye.  Foto: AVN

“Esa paz no se decreta, se construye y la paz la construyen los pueblos. Nosotros como venezolanos estamos dando al mundo una lección de cómo construir la paz desde una democracia participativa y protagónica, pero lamentablemente hay sectores reacios, cerrados a la verdad, que niegan la realidad y que todavía siguen insistiendo que la Constituyente no es el camino”, indicó el jesuita.

En varias visitas realizadas al interior del país, Molina ha percibido el dolor de un pueblo herido y que clama por tranquilidad y paz.

“En Mérida me encontré con una situación muy dolorosa. Un docente de Tovar fue alcanzado por siete disparos cuando trataron de incendiar y tirotearon su casa, y hoy día se debate entre la vida y la muerte por culpa de unos delincuentes violentos y terroristas. Como este caso me he encontrado tantas historias de lo que vivió la gente”, contó.

Agregó que la Comisión de la Verdad debe apoyar a los sectores que administran justicia para encontrar la verdad con claridad.

“A nosotros nos toca lo que ha tocado a toda Comisión de la Verdad en el mundo: Buscar la verdad, tenerla en la mano y decirle a los órganos que administran la justicia aquí esta esto, ustedes encárguense de aplicar las penas que corresponde a las personas que hicieron tanto daño”.

Molina consideró necesario que la oposición nacional reconozca ante el país que ha hecho mal y repare los daños causados, para que haya reconciliación y un perdón verdadero.

“Como cristiano y como sacerdote les diría que reconozcan su pecado. En la Iglesia para poder hacer una buena confesión se necesitan cuatro cosas: Primero reconocer los pecados; segundo arrepentirme de ellos; tercero decirle los pecados al confesor, en este caso sería reconocer ante Venezuela que hizo mal y cuarto pagar la penitencia, es decir resarcir los daños”, sentenció.

Prensa Digital Mippci