De la desdolarización a la Venezuela potencia (+Videos)

Actualmente, Venezuela trabaja en la diversificación del pago en las transacciones internacionales y la ampliación de la política cambiaria, ante las sanciones unilaterales impuestas ilegalmente por EEUU, que prohíben a empresas extranjeras realizar pagos en dólares a la nación suramericana.

Aunado a esto, el país se enfrenta al sabotaje contra el cono monetario, propiciado principalmente desde Colombia, para generar inflación y devaluar la moneda, debilitando la economía venezolana y favoreciendo la colombiana, por su proximidad geográfica.

Al respecto, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó, el pasado 8 de septiembre, la aprobación del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom), que trabajará con una canasta de monedas que incluye el yuan o renminbi, la rupia, el rublo y el yen.

En este sentido, el esfuerzo del Gobierno Bolivariano está orientado a fortalecer el sistema de captación y distribución de divisas, para cubrir las necesidades de la población, a través de la implementación de este nuevo sistema de pago.

Fuente: AVN

Para incrementar el alcance del Dicom, el Presidente entregó a la ANC la propuesta de Ley de Casas de Cambio, que extenderá su funcionamiento en todo el país, más allá de las zonas fronterizas, donde se hallan plenamente operativas.

Asimismo, el Jefe de Estado planteó ampliar la captación de divisas, a través del aumento de la producción de petróleo y la consolidación de nuevos mercados, y que el sector Turismo se refuerce y amplíe para recibir a visitantes del mundo entero.

Todo esto sucede, ante el surgimiento de las nuevas economías emergentes, el bloque económico Brics y acercamiento del equilibrio multipolar. El Gobierno Bolivariano se alínea a la opción de la canasta de monedas como alternativa ante la caída inminente del dólar como moneda referencial y el posicionamiento del yuan como moneda protagonista.

¿Para qué la canasta de monedas?

La implementación de la canasta de monedas permitirá al país pagar en diferentes monedas, según el socio comercial, esto incluye las importaciones y exportaciones del Estado y de la empresa privada. Además, la apertura de las casas de cambio fortalecerá el intercambio (compra y venta) de otras divisas en todo el territorio nacional.

Simultáneamente, el presidente Maduro planteó a la Organización de los Países Productores de Petróleo (OPEP) explorar la regionalización del precio del petróleo y la comercialización del crudo a través de una canasta de monedas y no del dólar, en el foro internacional ‘Semana de la Energía de Rusia 2017’, medida que afectará de forma clave el sistema económico y monetario internacional.

“Abrir un nuevo camino para que podamos vender el petróleo con parámetros regionalizados y una canasta de monedas donde tengan lugar la moneda china (el yuan), el rublo ruso, el euro y el dólar (…) y poder construir nuevos parámetros y mecanismos ―que están por establecerse― de un nuevo mercado petrolero estable que garantice precios justos, equilibrados y constantes”, enfatizó Nicolás Maduro.

Todas estas medidas son iniciativas del Ejecutivo Nacional para contrarrestar la guerra económica que afronta Venezuela, producto de la devaluación del precio del petróleo, el acaparamiento, la especulación y el contrabando de extracción, promovido por la derecha nacional e internacional para afectar el proceso revolucionario impulsado por el Comandante Chávez.

¿Quiénes son los responsables de la Guerra Económica?

Javier Rodríguez, egresado en Política Económica en la Universidad de Roma, investigador, crítico y vocero del Poder Popular, explicó que la guerra económica contra Venezuela ha tenido varias etapas, y en particular a través de la moneda, por la fijación de un cambio, sin respetar las leyes del mercado neoliberal.

Javier Rodríguez
Fotógrafo: Luis Laya

El especialista precisó que la página web Dólar Today, que ha contribuido a la inflación inducida y la devaluación del Bolívar a través de la publicación del dólar paralelo, determina el valor de la moneda según un indicador que deriva del nivel de circulación del dinero, la cual es una manera correcta de calcularlo según el mercado neoliberal; sin embargo, sacan de circulación de la liquidez del país la carta moneda, y la insertan en el contrabando para devaluar más la moneda.

A raíz de esto, el Banco Central de Venezuela, para no colapsar el sistema de pago del país, se ve obligado a imprimir más monedas, lo que incrementa el nivel de volumen circulación e, inmediatamente, la moneda tiende a devaluarse.

“Tradicionalmente, al hacer una declaración de la moneda, se determinaba el valor de esta en relación al dólar. Ese mecanismo perverso que se da desde hace años, de desaparecer las monedas, llevó a que el precio del dólar paralelo, ilegal, se incrementara de manera exorbitante. Por ejemplo, el valor del dólar ilegal, establecido en Cúcuta, sube siempre antes de las elecciones”, señaló Rodríguez.

El economista precisó que en Venezuela se está presentando un dualismo económico, fenómeno característico de una economía con un escaso desarrollo, en la que entra una empresa trasnacional, trae tecnología, especializa a una determinada parte de la población que gana un sueldo superior, que les permite un poder adquisitivo mayor al resto de la población, y se generan dos economías, una que puede pagar precios altos y otra que no.

En el mercado neoliberal y capitalista, con la demanda y la oferta, “que es una de las grandes mentiras de la historia, se fija un precio cuando alguien lo pueda pagar, si hay una economía que puede pagar un kilo de azúcar en 20 mil bolívares, ese precio se va a quedar fijo y los que no puedan pagar esa cantidad no van a poder acceder al producto”, explicó Rodríguez.

Al respecto, señaló que se generaron dos economías, una que no tiene poder de adquisición y otra que sí, por lo que apuntó: “Primero con los raspacupos, con el diferencial cambiario que había, cambiaban las divisas en dólares y los vendían en el mercado ilegal, lo que les daba un nivel de vida con un poder de adquisición alto, sin producir nada, sin hacer nada por el país, en consecuencia, podían adquirir más cosas”.

Cuando hay un poder adquisitivo alto en un sector del país, los precios se van adecuando a ese nivel, por lo cual el resto de la población se empobrece más. De esta manera, se indujo dentro del país un dualismo económico, diseñado desde Washington, “luego siguió el bachaqueo, contrabando de extracción (de productos de la cesta básica) y de la carta moneda”, señaló el economista.

Rodríguez puntualizó que el dualismo económico inducido proviene de la inflación inducida, por lo que alertó que “es importante detener esto porque es un ataque directo a la moneda y a la economía”.

La desdolarización es urgente

El especialista Javier Rodríguez insistió en la urgencia de neutralizar Dólar Today, “porque es un ataque directo a la moneda, la economía y a los venezolanos (…) la convertibilidad por canasta nos libera del dólar, si el dólar ya no es la moneda a través de la cual yo voy a convertir mi moneda, esa es la manera ideal y precisa para frenar ese fenómeno”, indicó.

De esta manera, la economía se libera de estos ataques y se logra frenar el dualismo e iniciar un nuevo sistema económico, que permita el verdadero crecimiento del país y el desarrollo de las fuerzas productivas que tenemos.

“Cuando hablo de desarrollo, me refiero al economicista, integral, real, que incluye lo económico, social cultural; no el concepto de desarrollo periférico legado por las potencias hegemónicas que nos usaban como productores de materia prima, sino generar un polo de desarrollo nuestroamericano que define su lugar en el mundo”, afirmó Rodríguez.

El economista señaló que el camino de la desdolarización para Venezuela es urgente y tiene que iniciar rápido, como una medida soberana de protección de la economía nacional. Asimismo, explicó que la dolarización que sufrió Venezuela es indirecta, a través de los petrodólares, principal recurso del país que se comercializó internacionalmente en dólares.

Para la República Bolivariana, es urgente salir de ese mecanismo, y de allí parte la salvación económica del país, y para ello, “una propuesta interesante, en la que se ha venido avanzando desde hace varios años, y el presidente Nicolás Maduro ya la está implementando, es garantizar la convertibilidad en base a una canasta de monedas”, expresó Rodríguez.

Venezuela tiene un comercio, una importación que viene de China, Rusia, Brasil y Colombia, principalmente, y ha tenido que tramitar esas importaciones con una moneda devaluada internacionalmente, como es el dólar.

“¿Qué sentido tiene que para poder comprarle a China, tengo que primero comprar dólares, para después pagarle a los chinos?, cuando ellos los intercambian en yuan, no tiene sentido, es algo disparatado”, reflexionó el especialista.

Asimismo, afirmó que la solución está en establecer relaciones de compensación bilaterales entre los dos países, es decir,  Venezuela comprará en yuanes y China en bolívares, así se genera un balance entre las dos monedas, ambas sustentadas materialmente.

En este sentido, Rodríguez agregó que el yuan está sustentado por el poder económico de China, “no solamente los recursos naturales que tiene; sino su poder productivo, su millardo y medio de trabajadores que producen al día, que no son empresas de servicios o financieras o grandes consorcios bancarios internacionales, son personas que producen cosas”.

El yuan como alternativa

Al comparar el verdadero valor de las monedas hoy día y el sustento de cada moneda para determinar su valor, el bolívar resalta con un sustento material enorme, que se pierde de vista: las reservas más importantes de petróleo del mundo, una reserva de oro gigantesca y otros minerales preciosos de los que aún no se han desarrollado tecnológicamente sus usos, como es el caso del torio, una fuente energética alternativa al petróleo, y en todo ello radica el sustento material de nuestra moneda.

Al igual que el bolívar, el yuan es una moneda con un sustento gigantesco, mucho mayor al del dólar, por lo que esta canasta tiene un amplio sustento material. Asimismo, esta medida le permitirá al Gobierno mantener un plan de acción de mayor dominio de las variables macroeconómicas y controlar más nuestra moneda.

Además, el impulso de la moneda electrónica, el cual permite que los pagos no tengan que ser en carta moneda, sino que puedan ser con tarjetas de débito, crédito y medios electrónicos de pago, facilitará la recuperación de la moneda, dada la imposibilidad de acapararla y contrabandearla, esto será posible a través del Sistema de Pago Móvil Bancario, el cual entró en vigencia a partir del 13 de octubre.

Rodríguez afirmó que la canasta monetaria es necesaria

Rodríguez afirmó que la canasta monetaria es necesaria, ya que va a determinar el valor del bolívar conectado con el trabajo en el país, al tiempo, enfatizó que esta medida debe ser implementada en un momento en el que podamos sumarle la producción nacional y el valor agregado nacional, “son cosas que tienen que ir de la mano, si no, vamos a generar mercados, no paralelos, porque el mercado paralelo va muriendo en esa medida, el Dólar Today no tendrá ningún asidero, porque la gente que compra en China tiene que buscar yuanes”.

Precisamente el analista se refirió a la matriz que dice que esta medida es errónea, porque el yuan no es una moneda convertible internacionalmente y reflexionó sobre quién decide la convertibilidad de una moneda, tema que se manejó desde el punto de vista hegemónico, imperialista.

Denunció que EEUU decidió que su moneda es convertible, “pero yo no recuerdo haber firmado un acuerdo con este país para eso, fue una imposición, y yo puedo tener acuerdos de compensación bancaria, como se está haciendo en este momento, para poder intercambiar directamente la moneda china, tanto es así que China lanza esta política de títulos a futuro, basado en el petróleo, que es la estocada final de este sistema hegemónico”, puntualizó Rodríguez.

“Me parece muy interesante, sobre todo con las alianzas que tenemos con China en materia petrolera, vamos a poder entrar en un mercado de petróleo no dominado por Londres como potencia hegemónica, sino un mercado alternativo que va a ayudar a establecer precios reales de la materia prima, y no precios que derivan de una fluctuación financiera de países que no producen petróleo y se encargan de determinar definitivamente cuáles son los precios de las materias primas”, afirmó el economista.

Rumbo a la Venezuela Potencia

El especialista enfatizó que es posible convertir a Venezuela en una potencia. Para ello, hay que ir a lo cultural, lo social, lo económico productivo, no rentista, e ir sustituyendo las exportaciones, controlando las variables macroeconómicas para evitar que nos propicien ataques de ofensiva económica.

Cuando hablamos de que Venezuela puede llegar a ser una potencia, en el país, Rodríguez refiere: “Hay ciertos sectores que se ríen. Como la burguesía, que es apátrida, un estándar supranacional de la globalización. Quieren un país mejor, pero que sea como Suiza, y Venezuela es propia, tiene sus características y cultura manifiesta, autóctona”.

En este sentido, el especialista destacó que el país, “inicia sus pasos hacia consolidar su economía, con la justa y ecológica extracción de sus recursos, con un desarrollo social, garantizando el acceso a todos los bienes y al buen vivir de toda la sociedad y la mayor suma de felicidad posible, porque tenemos doctrina bolivariana”, enfatizó.

Al respecto, explicó que cuando convirtamos la potencia, la materia prima, y decidamos desarrollar una industria intermedia de laminados, pequeñas máquinas, tuercas, tubos, que sirven para desarrollar la otra industria, estaremos dando un paso adelante para abastecernos, y así lograr producir comida, para no vernos en la necesidad de traerla del exterior.

Además, Rodríguez precisó que es posible ir avanzando en el camino del desarrollo autosustentable por etapas: primero, cubrir la comida; después atender las necesidades intermedias, “porque no se puede justificar que un tractor se pare porque le falte una tuerca, la que se puede producir en el país”, argumentó el economista.

“Venezuela Potencia es la que vence el rentismo, borra de su mente que es más fácil importar algo o que lo de afuera es mejor, cuando todos sabemos que los productos venezolanos son de gran calidad, y estamos acostumbrados a altos estándares de calidad”, explicó Rodríguez.

Paralelamente, el economista destacó que los campesinos venezolanos saben producir y que además contamos con un clima tropical, que no requiere mucho esfuerzo para cultivar y tenemos tierras muy fértiles, “hay que recuperar el conuco yekuana, caribe originario, con yuca, caraota, auyama, hay métodos para desarrollar la agricultura de la vida, sin maquinarias ni pesticidas. Podemos autosustentarnos, como incipientemente se ha comenzado a activar la agricultura urbana”, exhortó.

Finalmente, Rodríguez resaltó la situación de bonus demográfico que presenta actualmente el país, con una población joven, laboral que debe ser formada y capacitada para tomar las riendas del país en el breve futuro.

Asimismo, destacó el Plan Chamba Juvenil, como una extraordinaria iniciativa para aprovechar y preparar al país con puestos de trabajo.

El especialista aseguró que este es el momento clave para que Venezuela se desarrolle y sea una potencia en la región y pueda contribuir en el equilibrio multipolar, y alertó que si lo perdemos, el país no se desarrollará.

“Necesitamos que todos nos sumemos a ese trabajo, cuando esto suceda, estaremos hablando de una potencia económica, cultural y política”, aseguró.

Prensa Mippci/Iris Iglesias