El imperio contra Venezuela

 

¿Quién ha visto a una fiera detenerse al intentar devorar la presa? El imperio busca sin descanso destruir a la Revolución Bolivariana. ¿Por qué le apetece tanto esa caza? Ser la primera reserva de petróleo del mundo, por sí misma, hace atractiva a Venezuela para cubrir una parte importante del consumo estadounidense de energía durante un siglo. Además, posee formidables riquezas de oro, coltán y otros minerales, piedras preciosas, gas y abundante agua. Y está ubicada en una posición geopolítica privilegiada. No solo por tales atributos naturales, los Estados Unidos buscan reconquistar el dominio sobre Venezuela. El gobierno bolivariano ha desarrollado una alternativa exitosa al modelo neoliberal. Mantiene una fecunda alianza con Cuba y ha sido promotora y sostén primordial del Alba, Petrocaribe, Unasur y la Celac. Está en la avanzada de las naciones que promueven un mundo pluripolar y es aliada activa de potencias que forman un contrapeso de los Estados Unidos, como China y Rusia. Para completar, Hugo Chávez orientó la Revolución hacia un cauce socialista inédito, que promueve la equidad y la democracia protagónica, sustentada en la idea de crear un Estado comunal de seres humanos que se autogobiernen, libres e iguales. Esta sorpresiva revolución democrática y pacífica, que evolucionó hacia un rumbo anticapitalista y socialista, asentada en la unión cívico–militar y dirigida por un líder inmenso, desconcertó al imperio. Y no es para menos, pues irrumpe ocho años después de desaparecer la Unión Soviética, en tiempos de globalización neoliberal y del predominio mundial de los Estados Unidos, cuando este suponía imposible una nueva cruzada liberadora en nuestra América. ¿Hacen falta más razones para entender por qué Venezuela se ha convertido en una obsesión para el imperialismo?

                                                                        Germán Sánchez Otero

Descarga en PDF

el imperio contra venezuela

Descarga en EPUB

el imperio contra venezuela copy