Mineros se registran para reorganizar y dignificar su trabajo en el Arco Minero

Dónde están, cuántos son, qué hacen, quiénes son y hacia dónde van. Estas y más preguntas sobre las características del sector minero nacional serán respondidas mediante el Registro Único Minero (RUM), un instrumento científico-metodológico que comenzó a aplicarse el 1° de noviembre en los municipios del Arco Minero del Orinoco (AMO), en el suroriente del país.

De acuerdo con Víctor Cano, ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, “este registro viene a dar un carácter público al tema minero y es un paso gigante para el proceso de regularización de la actividad minera en el país. El objetivo es caminar a una minería organizada, bien hecha, que sea responsable con la naturaleza y con la gente”.

El RUM busca levantar una data actualizada de las personas mineras y sus familiares en el AMO para profundizar la reorganización territorial que impulsan el Ejecutivo Nacional y el Poder Popular minero de esa zona rica en minerales, situada al norte del estado Bolívar.

Vamos a estar en todos los sectores para caracterizar cada territorio, registrar a cada minero; eso nos va permitir que los mineros restauren el significado de su trabajo y su dignidad humana”, explicó Cano, durante la edición n.º 1 del programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa.

Abordaje integral hará la diferencia

El registro comenzó en las comunidades de La Ramona, Nacupay y El Perú, en el municipio El Callao, emblemática zona primigenia de extracción de oro. Si bien el RUM no es el primer registro minero nacional, sus promotores auguran que este levantamiento estadístico tendrá los datos más consolidados, pues el abordaje se realizará de forma integral.

Para Félix Caraballo, director de Pequeña Minería, este registro va garantizar que “sepamos cuántas personas hay y en qué condiciones se encuentran. Es un instrumento para formalizar una actividad que, por décadas, se ha practicado de manera informal”.

Caraballo detalló que, en el RUM, avalado por el Instituto Nacional de Estadística, se registrarán todas las personas y organizaciones vinculadas a la labor minera, y a sus actividades derivadas y conexas: desde personas bodegueras (encargado de vender comida, bebida y productos prioritarios), cocineras, transportistas, hasta trabajadores sexuales.

Toda la información construida, producto del abordaje integral, será almacenada en una aplicación que será utilizada para caracterizar, desde una perspectiva socioproductiva, cada territorio de los cuatros bloques que conforman el Arco Minero de Guayana.

RUM será clave para la promoción de una minería responsable

El registro se efectúa con la participación de los miembros del Consejo Popular Minero, un espacio donde convergen las comunidades mineras del AMO, todas unidas por la necesidad de regularizar una actividad practicada desde hace un siglo. Precisamente, cuando hablan del RUM los mineros se muestran entusiasmados y valorados por esta política del Gobierno nacional.

“Con este registro vamos a tener, de manera precisa, información que nos permita crear políticas en las áreas social y económica. La idea es que los mineros, que antes se sentían escondidos en sus minas, sean reconocidos y puedan producir para una nueva economía”, dice uno de ellos, tras participar en la planificación del RUM desde la Misión Piar, el programa social creado por Hugo Chávez para visibilizar y reivindicar las luchas del pueblo minero.

El RUM también será vital para avanzar en alianzas estratégicas a fin de desarrollar y fortalecer una matriz productiva, a partir del aprovechamiento racional de los yacimientos minerales en el AMO, una zona estratégica concebida por las autoridades para diversificar las fuentes de riqueza nacional, y avanzar hacia una economía no dependiente del petróleo.

El ministro para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, dijo recientemente que, antes de que culmine 2017, se prevé sean anunciadas al país las alianzas estratégicas con la pequeña minería organizada, una medida de justicia social esperada por los propios mineros, en su lucha contra la explotación y la exclusión heredadas de los Gobiernos puntofijistas de la IV República.

El RUM marcha con la fuerza de la juventud

El levantamiento de la información comenzó con la participación de más de 20 técnicos y especialistas de las empresas adscritas al Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico; pero, además, con la participación de 70 jóvenes del Plan Chamba Juvenil Minero.

“Estamos con las pilas cargadas, entregados en alma, corazón y cuerpo, para cumplir con esta misión, después de haber estado en un proceso de formación. Vamos dispuestos a realizar esta labor de registrar y caracterizar a los mineros y las mineras en el AMO, un territorio muy importante para promover proyectos socioproductivos, educativos y ambientales”, dijo Pete Rodríguez, joven de la Chamba Juvenil, capítulo Minería.

El mismo ímpetu juvenil para hacer el registro lo ratificó su compañera Wiliana Martínez. “Me siento orgullosa por pertenecer a esta gran iniciativa de tomar en cuenta a la pequeña minería. Nos sentimos bien. Es una oportunidad para que nosotros la juventud hagamos patria con un proyecto tan hermoso y sensible como lo es la reconstrucción del área minera”, comentó.

Para saber más del RUM, las personas interesadas pueden visitar la página del Ministerio para Desarrollo Minero Ecológico (http://desarrollominero.gob.ve/), e interactuar a través de su cuenta en Twitter: @EcomineraVE.

Prensa Digital Mippci/Prensa Minería