Protección Civil: solo quiere salvar vidas

Garantizar el resguardo de la población ante desastres naturales es uno de los principales objetivos de Protección Civil y para funcionarios como Jessica Muchacho, Directora de Gestión de Riesgo, quien lleva una trayectoria laboral en este organismo de Distrito Capital desde hace 6 años, representa “planificación, verificación, identificación y prevención de situaciones peligrosas”.

Minimizar los efectos adversos ante una calamidad, mediante el trabajo en equipo y el desarrollo de actividades que les permita mantenerse atentos y aprender estrategias que protejan a nuestro pueblo, son parte de los conocimientos que Muchacho adquiere en esta institución.

Jessica Muchacho, directora de Gestión de Riesgo PC.

Para el Director de Operaciones y Fuerza de Tareas, Emir Jiménez, quien tiene 19 años de servicio en la entidad, el “dinamismo” es lo que más se observa; “y siempre aprende algo nuevo” resalta. Además, entre su rutina diaria está el conteo del personal, indicación de las normas de seguridad dentro de la estructura y estar presto ante cualquier eventualidad.

Además, explica que su aporte a la seguridad de la nación es instruir sobre la prevención a los nuevos voluntarios y ofrecerle su apoyo.

Por su parte, Jessica Muchacho destaca que cuando realizan “tareas en protección y resguardo garantizan los derechos humanos y mantienen la esperanza del pueblo”.

Políticas de seguridad

Con la Revolución Bolivariana, los cuerpos de seguridad han sido dotados de equipos, personal calificado y cualificado, como estrategia para fortalecer la defensa nacional. También Protección Civil se ha incluido en esta política, ha realizado campañas de defensa, administración al desastre y gestión de riesgo.

En este sentido, Muchacho enfatiza que desde su área se realizan proyectos educacionales para incorporarlos en la catedra de Administración de Desastre y el Programa de Nacional de Formación en Protección Civil.

Igualmente, puntualiza que “se han incluido temas como amenazas, vulnerabilidad y riesgo en el pensum educativo de primaria y secundaria”. Manifiesta que parte de estas acciones representan del esfuerzo que realiza el Estado bolivariano para garantizar el futuro de la seguridad de los venezolanos y el resguardo de la paz.

Cultura preventiva

Desde 1999 hasta la actualidad, el Gobierno Nacional ha trabajado en crear conciencia preventiva entre los ciudadanos, por lo que aplica políticas educacionales para incentivar a niños, docentes y personal administrativo de colegios, liceos y universidades en este tipo de cultura.

Un ejemplo son los programas que difunde PC como “Riesgo Landia y Riesgo Aventura” que promueven valores como disciplina, trabajo en equipo, equidad, humildad, amor, solidaridad, etc., a los niños en las escuelas y les enseña lo que es riesgo, amenazas y vulnerabilidad. También, en la UNES y UNEFA se han graduado jóvenes en el área de Administración de Desastre y Protección Civil.

En este sentido, la Directora de Gestión de Riesgo puntualiza que otra de las iniciativas impulsadas en el proceso revolucionario para fomentar la prevención es el trabajo en las comunidades, que las abordan a través de un Plan de Gestión de Riesgo de Amenaza Sísmica, bajo tres aspectos: lo laboral, comunitario y educativo.

“Siempre buscamos la forma de ir a la gente, invitamos a la población a conocer los riesgos tienen en su entorno y sepan identificarlo para mitigar la vulnerabilidad” destaca Muchacho.

La práctica siempre tiene una recompensa

Algunas experiencias gratificantes de estos funcionarios, en los que resalta la humildad y  condiciones de voluntariado en sus labores de protección y rescate fue en el año 2005, cuando las fuertes precipitaciones registradas en Caracas ocasionaron deslaves y colapsaron estructuras habitacionales en el Barrio Onoto.

En esa localidad Jessica  Muchacho prestó apoyo para rescatar con vida algunas personas, y afirmó que si no hubiesen trabajado “de la manera tan rápida como lo hicieron, pudimos haber sido víctimas del siniestro, por lo intrincado del terreno y las dificultades que tenía la zona debido a las constantes lluvias”.

Asimismo, en el caso del terremoto en El Salvador, que se registró en la región occidental de esa nación en el mes de diciembre de 2006 y ocasionó más de 5 mil damnificados, el jefe de Operaciones y Fuerza de Tareas de PC, Emir Jiménez, prestó su fuerza humana por parte de Venezuela para el rescate de hombres, mujeres, niños y personas mayores.

Él junto a médicos venezolanos ayudaron al  nacimiento del niño Hugo Chávez, nombre que le colocó su madre en honor a las acciones de amor y humildad que dio el Gigante de América a la población de ese país durante esta catástrofe.

12 años después de este acontecimiento Jiménez tuvo la oportunidad de regresar a ese lugar, volvió a ver a ese niño, que ahora es un adolescente y afirmó: “fue muy  grata la impresión, ya que él me agradeció por haber ayudado en su nacimiento, pues  su madre le narró la historia de cómo llegó al mundo”.

 

Prensa Digital mippci/Dubraska Rondón/Fotos: Miguel Moya