Efemérides | 12 de abril 2002: Silencio de los medios en Venezuela

El 12 de abril de 2002, fue un día que se caracterizó por lo que muchos han denominado como el silencio de los medios  en Venezuela, pues, numerosas empresas de información a escala internacional se unieron al golpe mediático promovido por los sectores privados de la comunicación en el  país.

Cadenas televisivas como CNN y FOX, además de agencias de noticias como Reuters, entre otros tantos medios extranjeros, siguieron las directrices emanadas del Departamento de Estado norteamericano y la oposición venezolana, argumentando fervientemente que lo ocurrido en nuestro país no fue un golpe de Estado, sino un vacío de poder. Es decir, que el presidente Chávez había renunciado y justificar así la toma de poder por parte de Pedro Carmona Estanga, entonces presidente de Fedecámaras.

En un artículo firmado por la periodista Hindúa Anderi, dice: Afirmar que los días 12 y 13 de abril específicamente, hubo silencio mediático, exime de responsabilidad moral y penal a las empresas de difusión del país, que participaron activamente en el golpe, ejecutado de manera sangrienta contra el pueblo venezolano. Además los absuelve, tanto a  directivos como voceros, quienes de manera deliberada justificaron no sólo el golpe militar, sino las prácticas de la dictadura fascista que se instaló en el país por unas 48 horas.

“En Venezuela no hubo silencio mediático. Si reconocemos que el silencio tiene una razón de ser y que forma parte del lenguaje humano, entonces no hubo silencio. Los medios no callaron, fue mucho más grave: mintieron. Los medios ocultaron la realidad; manipularon, engañaron y fueron cómplices de las masacres que en esos días se ejecutaron en contra de los civiles”, señaló.

El plan para sacar a Hugo Chávez del poder no se inició en abril de 2002. Desde que era el candidato de los pobres; de los excluidos, de los marginados, los medios se hicieron eco de todo tipo de tergiversación. Sólo un ejemplo es suficiente para recordar la infamia: la cuña donde la voz de Chávez fue imitada para amenazar a los adecos con freírles la cabeza en aceite, una vez que llegara al poder.

De allí en adelante, son innumerables los ejemplos. Pero, cómo Chávez llegó al poder y se afianzó en él, por voluntad del pueblo que lo ha elegido y ratificado en no pocas oportunidades, es el objeto predilecto de los medios para sus campañas de infamia.

A Miguel de Unamuno, filósofo y escritor español se atribuye la siguiente frase: A veces, el silencio es la peor mentira. Miles Davis, músico de jazz estadounidense dijo sobre el silencio: “…es el ruido más fuerte, quizás el más fuerte de los ruidos”.

Prohibido olvidar

Durante y después del golpe de abril los medios hablaron. El pasar dibujos animados mientras en el país se reprimía, perseguía; practicaban detenciones ilegales y otras acciones fascistas, es expresión del discurso que la oligarquía ordenó se transmitiera.

El 12 de abril –prohibido olvidar- horas después del secuestro contra del Presidente Chávez y la masacre cometida en la avenida Baralt y Puente Llaguno por parte de los francotiradores (liberados por la dictadura de Carmona), la televisión llamó a delatar a todo funcionario y simpatizante del “depuesto gobierno”, para que los cuerpos represivos los hicieran preso. La televisión transmitía imágenes de fascistas frente a un muro iluminado con velas y lleno con los nombres de bolivarianos  –como especie de secta satánica- pidiendo la pena de muerte para ellos.

Venevisión, el canal de la “imparcialidad”, produjo y transmitió el día 12 un programa denominado “la tela negra”, en el cual con la ayuda de las herramientas audiovisuales, mostraba las rejas de Puente Llaguno cubiertas con un supuesto trapo negro “para que los pistoleros se protegiera y asesinaran cómodamente a la gente que venía en la marcha pacifica”. Si alguien puede afirmar que esto fue silencio, que lo haga, es libre de hacerlo.

El mismo día 12, Pedro Carmona Estanga, en cadena nacional, tan despreciada por los mismos medios que le cedieron su espacio, se auto-juramentó y derogó todos los poderes, empezando por la Constitución. Y los medios no callaron, hablaron y avalaron lo que ocurría. Eso no es silencio.

Tampoco lo fue la euforia e histeria que caracterizó a Napoleón Bravo, presentador estrella de la televisión venezolana, quien no sólo tuvo en su espacio a los golpistas que afirmaron haber utilizado a los medios para ejecutarlo, sino que se arrogó el derecho de decirle al país que tenía nuevo presidente. Como decimos en el argot popular, a Napo no había que torturarlo para que hablase, sino para que se callara.

Y las transmisiones en vivo de las detenciones ilegales del entonces diputado de la República; del ministro de Interior y Justicia; del gobernador del estado Táchira; allanamientos a sedes de círculos bolivarianos donde la propaganda del gobierno de Chávez  era considerada “material subversivo”, ¿deben ser consideradas parte del silencio mediático?

Los medios, que gozan aún de impunidad, maniobraron a su antojo la información como lo hacen ahora mismo. Y en abril del año 2002 no callaron, hablaron, gritaron a viva voz su desprecio por el pueblo; por la inclusión de los marginados; por la reivindicación de sus derechos. Las mafias con micrófono, con sobrada insolencia, despreciaron la inteligencia del pueblo y demostraron  su ignorancia a la hora de interpretar sus demandas y anhelos.

Los medios privados no callaron, como tampoco hizo silencio el pueblo y los comunicadores populares, quienes a diferencia de los  primeros expresaron la verdad y legitimaron la defensa que hizo el pueblo de su proceso, a costa de su propia vida.

No basta vociferar en contra de las empresas difusoras de información, de prensa o audiovisuales. Habría hacer valer la justicia, reivindicar al pueblo mancillado y aplicar la ley a quienes la violentaron. Los medios  sí hablaron, a confesión de partes, relevo de pruebas.

Prensa Digital Mippci/Texto: Hindú Anderi