Fotoreportaje | Enrique Bernardo Núñez: Escritor y ensayista de corazón

Escritor venezolano. Vivió en Valencia hasta que cumplió quince años, cuando partió a Caracas, decidido a dedicarse al periodismo y a cursar estudios de medicina en la Universidad Central de Venezuela. Había completado la primaria en la escuela de Rafael Pérez y el bachillerato en el colegio Requena, en el cual ingresó en 1907, y fundado, un año antes de dejar su Valencia natal, el periódico Resonancia del Pasado.

En realidad, la verdadera vocación de Núñez era la escritura, tanto la periodística como la literaria, así que no tardó en desertar de las aulas universitarias, dos años después de haber ingresado en la Facultad de Medicina y asistir de oyente a cursos sobre Derecho.

Autor de las siguientes novelas: Sol interior (1918), Después de Ayacucho (1920), Cubagua (1931), La galera de Tiberio (1932), Signos en el tiempo (1939), El hombre de la levita gris (biografía de Cipriano Castro) (1943), Arístides Rojas, anticuario del Nuevo Mundo (biografía, 1944), La ciudad de los techos rojos (1947), Viaje por el país de las máquinas (1954) y Bajo el samán (1963).

Recibió los siguientes reconocimientos: mención en un concurso con la obra Bolívar orador (1918); y fue aceptado como miembro de número por la Academia Nacional de la Historia, ANH, el 24 de junio de 1948, asignándole el sillón “N”.

El periodista y escritor Enrique Bernardo Núñez falleció en Caracas, el 1° de octubre de 1964. El 20 de mayo es el día del Cronista venezolano, en honor a su natalicio.

 

Prensa Digital MippCi

Send this to a friend